Posteado por: terciocatolico | julio 24, 2008

Continúa el desguace

Los partidos políticos siguen empeñados en hacer creer lo que ellos mismos no se creen. Quieren hacer creer que a sus órganos de dirección se llega por los caminos de la virtud, del escalafón o la aclamación universal de sus militantes; y eso es mentira. A los órganos de dirección de un partido político se llega por arribismo, por trepa. Quieren hacer creer que aplican internamente la forma democrática que externamente imponen; y eso es mentira. Ni siquiera respetan las formas que dicen defender. Es el plato de lentejas la moneda de cambio que utilizan en sus aquelarres, a los que ellos llaman congresos. Pero todo esto, con ser grandes mentiras, no es nada en comparación con que se creen representar a los españoles cuando sólo se representan a sí mismos, y ni siquiera en su propio conjunto de militantes, sino en un subconjunto del mismo que es el que conserva el poder de dirección. A todo esto se une que el Soberano, una voluntad que surge cada cuatro años de los cubos de basura democráticos del sufragio universal, es corrupto y, por tanto, es un tirano.

Que el Pp, el partido de Pontio Pilato acabe como ese sujeto –suicidándose en la Galia—, nos importa un rábano, es más, es una ocasión propicia de celebración nacional; pero que antes de suicidarse mate lo poco que queda de vergüenza institucional en el Estado –el llamado poder judicial– nos parece una macabra pirueta que sólo puede ser inducida por el empujón del interés bastardo al que siempre han servido. Como servilmente actuó la UCD en su día a los intereses de la antiespaña (ese es el nombre, no Expaña, imbéciles que utilizáis los vocablos del enemigo en lugar de defender los vuestros).

La reunión de La Moncloa de ayer, demuestra a las claras la voladura de los cimientos patrios que tuvieron derecho de ciudadanía, o de pernada, con la Nicolasa, dícese de esa Constitución de 1978. Pero da igual, todavía tenemos que escuchar, en claro insulto a nuestro entendimiento y razón, los parabienes y la tierra de leche y miel a que nos ha llevado la llamada transición, eufemisno de traición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: