Posteado por: terciocatolico | julio 17, 2008

Mientras en la fragua…

Como hemos comentado en varios artículos de esta bitácora, el fracaso de la política libertaria, que tanto interés se tuvo en auspiciar desde los sectores que debieran haberlo combatida como hacen hoy, va a plantear –después de las vacaciones de la horda politiquera– una batalla decisiva para los próximos años. Ante la crisis económica (que existe para todos excepto para los mandamases), el gobierno y su manipulación de medios va a suplir el pan con el circo ideológico en el aborto y el laicismo. Así, la masa no tendrá para comer, pero se alimentará con el odio hacia el orden social cristiano. Ya nos conocemos las historias de los frailes envenenando niños con caramelos y disparando cruces con trabucos que mataban al pueblo humilde y trabajador. Pero que nos sepamos estas historias no quiere decir que los avispados agentes de la Revolución no las desempolven cada cuatro decenios si es preciso. Ahora el maltrato a la mujer y la persecución de los derechos civiles por parte de la “sempiterna misoginia” de Iglesia católica serán convertidos en el circo del aborto libre. Eso es lo que hay en la cocina de Ferraz y a eso apoyará el servicio de habitaciones de Génova.

Mientras, en la fragua de la respuesta política, porque es necesario dar una respuesta política, se sigue soplando con insistencia el fuelle. En una maniobra bien preparada, y que no nos parece ni mal ni bien, por ahora, Josep Miró i Ardevol se ha situado en un Pontificio Consejo y se ha dado de baja de CDC, a la vez que asoma por su Forum Libertas con un índice de lo que pueda ser la hoja de ruta de un partido político de inspiración cristiana. Nosotros no somos nadie para dar indicaciones sobre efectividades y éxitos, pero sí nos gustaría aclarar un par de cosas(illas). Cuando el Sr. Miró se refiere a que: “un partido cristiano no puede significar una organización que formule propuestas confesionales sino que se inspire en ellas” no entendemos el sentido de esta formulación retórica que no dice nada. Sabemos lo dados que son los tiempos modernos a los adagios universales asimétricos, pero esta frase nos supera. Si el Sr. Miró se refiere a que el partido no formula doctrina en materia de fe y costumbres no dejaría de ser una perogrullada, pero la confusión de los términos hace pensar que se ha buscado la aconfesionalidad premeditada y absurdamente, eso sí, de manera muy fina que diría cualquier portera de Arniches.

La tan traída y llevada cultura basada en la ley natural al alcance de todos está muy bien, pero ya ha demostrado su empírico fracaso en la democracia cristiana. Así que si lo que están fraguando es otro partido democristiano, se pueden ahorrar el trabajo, que para ese viaje no hacen falta alforjas. No nos extraña que no se formulen propuestas confesionales, ya que, lo primero que deberían aprender los que pretenden inspirarse en la confesión que profesan es la doctrina a la que objetivamente están sujetos. Así, por ejemplo, cuando el Sr. Miró quiere rematar su “brain storm” con una altisonante poesía: “Una sociedad humana nunca será una sociedad perfecta, ni se estabilizará jamás en una sola posición muy mala o muy buena. Habrá un reflujo constante en un sentido u otro hasta que el tiempo esté culminado y la historia termine como sabemos. En el mientras tanto nuestra tarea es procurar avanzar las líneas sin que el retroceso nos desanime, porque sabemos que nunca será permanente. Sólo podemos decirle que según la doctrina católica, no hay reflujo histórico, sino que vendrá un personaje malísimo (el anticristo suena muy gordo para estos chicos, ¿no?), que será adorado como Dios, que habrá persecuciones terribles y que si el Señor no acortara esos tiempos previos a la Parusía no quedaría títere con cabeza, es decir, que nadie se salvaría. Esto es, ni más ni menos que la historia tiene un sentido Cristocéntrico, Jesús Señor de la Historia, y un sentido es un camino con un origen, una plenitud de los tiempos, y un final. Un peregrinar. El reflujo no es un peregrinar, es un vagabundear dando vueltas a la misma plaza.

Pero bueno, con un par de lecciones doctrinales y la buena voluntad que parece que no falta, seguro que alcanzamos el éxito. ¡Ánimo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: