Posteado por: terciocatolico | febrero 16, 2008

La hora de los imbéciles

La mayoría de los hombres no buscan comprender; les es más fácil seguir a tales personas (los jerarcas conservadores, los políticos de la reacción derechoide, etc) a las que les atribuyen experiencia y sentido político. Y así los revolucionarios conscientes de lo que es la Revolución, explotan una clientela servil que ha renunciado, en su beneficio, a la reflexión y a la búsqueda de la verdad. Clientela a la que a veces se llama “buena gente” y que, con frecuencia, sólo son perezosos intelectuales, imbéciles o “vivos”, llevándose la palma a los que por añadidura osan llamarse cristianos.
Hemos llegado a la hora de esos imbéciles, hemos llegado a la hora de la prostitución del hombre, hemos llegado a la época de las elecciones, hemos llegado al sufragio universal, a la mal concebida y peor parida democracia, hemos llegado a la Agonía de Nuestro Señor en el huerto de los olivos, otra vez. Si William Shakespeare lanzó a lo ucrónico aquella pregunta: “¿cuántas veces será apuñalado César en la historia?”; quizás prefiguró las veces que es abandonado y traicionado Jesucristo por los suyos en lo público, cuando no vendido setenta veces siete por treinta monedas de plata con el beso de la blasfemia.
Cuando hay elecciones ocurre frecuentemente que los revolucionarios (llámense Pp, Psoe, separatistas, comunistas, etc.) se baten entre sí en razón de oluciones divergentes, y se tiene tendencia a creer que sus antagonismos son astutamente disimulados con el fin de engañar mejor a sus adversarios. En realidad, a nivel de la Revolución, poco importan las divergencias de opinión entre revolucionarios porque todas esas soluciones tienen el sello revolucionario y quien venza actuará de cualquier manera en sentido revolucionario. Así, no se trata en la etapa electoral de una habilidad táctica presentar a los votantes, no un solo candidato que sería el más puro revolucionario, sino un surtido de candidatos con diversos matices, pero inspirados por la Revolución. Los imbéciles se dejan sorprender, alentados por las ambiguas declaraciones de una Jerarquía engolfada en los mitos del sistema, y creen haber hecho una obra positiva al elegir “al mejor”. Pero, en ausencia de candidatos valiosos, el voto que hace elegir “al menos malo” -menor malo cuando no igual- es, de todas maneras, un éxito para la Revolución.
No, no necesita el Maligno emplearse a fondo en esta época, no con tanto imbécil alentado por declaraciones episcopales que insultan la inteligencia humana. Tanto ir a la fuente antropológica se olvidan hasta del mismo hecho de que el hombre está invadido por el ansia de verdad para la cual ha sido creado. El noventa por ciento del “maquiavelismo” revolucionario consiste nada más en sacar provecho de las incoherencias de los “buenos” y en explotar la consecuencia lógica (causa efecto) de sus inconsecuencias. Para no caer en la trampa es suficiente no ir del lado de la Revolución. Falta, pues, tener una candidatura católica en las elecciones, no un “lobby” provida, sino una verdadera fuente de política catolicísima.
Estas elecciones serán un nuevo triunfo revolucionario. Exigimos que se nos ofrezca la posibilidad de utilizar nuestra doctrina hasta sus últimas consecuencias. Sin disolventes, sin transigencias, sin ocultaciones y sin, por supuesto, negaciones. Sólo la sana doctrina es fuente de unidad y de eficacia de acción; sólo la sana doctrina nos dicta que el valor innegociable es el orden cristiano de la sociedad: la Realeza social de Nuestro Señor Jesucristo. No se nos puede tildar, no a nosotros, de dejar un espacio que será ocupado por otros, no, pues, recordamos que estamos en política. Otra cosa bien distinta son las elecciones y nuestra llamada a la abstención, que no hay que confundir con nuestra, llamada a la lucha sin cuartel, que seguimos proclamando a tiempo y a destiempo.
“El loco le llamaban. No importa. Quede claro que no importa”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: